Laguna La Fría: Remanso de Paz en La Sierra Nevada de Mérida

Si algo distingue a la Sierra Nevada de Mérida en Venezuela son las numerosas lagunas de origen glaciar y periglaciar, testimonios de un pasado remoto cuando la nieve dominaba las cumbres y los pisos altitudinales más bajos. Una de estas lagunas, formada por acción del poder erosivo de un glaciar que cubría al Pico El Toro (4.755 m), es la conocida “Laguna La Fría”. Este cuerpo de agua se ubica en la base de la ladera occidental de la mencionada cúspide, en un pequeño valle húmedo y aislado. Para acceder a este recinto caminé en compañía de César Barrio, Llanira Márquez y Jesús Cadieres por un sendero desde la Estación La Aguada del Sistema Teleférico de Mérida, ubicada a 3.452 metros sobre el nivel del mar. Pasada una hora y media arribamos al mágico emplazamiento de la laguna, luego de atravesar un páramo cubierto de frailejones de varias de especies y dos pequeños cursos de agua.

La laguna La Fría es la naciente de la quebrada del mismo nombre que abastece de agua a una parte importante de las ciudades de Mérida y Ejido en el estado Mérida. Así mismo, por ser una depresión turbo-pantanosa conforma un humedal alto-andino importante por su biodiversidad y refugio para aves residentes y migratorias.

El mágico lugar es el reino de las briofitas, manifestado en musgos multicolores y también es notable la presencia del coloradito (Polylepis sericea), el género de árboles que habita a mayor altitud en el planeta. El escenario es digno de un cuento encantado de hadas y duendes, donde se respira pureza y paz por doquier. Al ser testigos de tanta belleza, es fácil reconocer por qué las lagunas alto-andinas han inspirado la imaginación humana para la creación de numerosos mitos y leyendas.

(Texto y Fotos de: Denis Alexander Torres)

Galería de Fotos Laguna La Fría 

Refugio de alta montaña en la Laguna La Fría

Naciente de la Quebrada La Fría

Arbol Coloradito (Polylepis sericea)

Comentarios cerrados.